El Nereismo; por Vanessa Asensio

Había una vez una niña de 12 años llamada Nerea que lloraba en un rincón de su casa a oscuras. Hacía tan sólo unos meses que le habían practicado la ablación del clitoris. Su padre esa misma mañana decidió que un hombre de 30 años del pueblo sería su marido. Nerea se sentía asustada, no conocía a ese hombre sudoroso que se acercó a ella y la cogió de la mano. No quería casarse con él. Sin embargo, 2 semanas más tarde se celebró una gran ceremonia en el pueblo. Nerea vivía ahora con este hombre corpulento y agresivo. Se levantaba a las 5 de la mañana y recorria 15 kilómetros descalza para llegar al pozo más cercano, hacía la comida, limpiaba la casa, iba a por leña y se ocupaba de todas las tareas. Y unos meses más tarde tuvo a su primer hijo, y al segundo y al tercero.. y cada día estaba más agotada, cada día tenía más cargas. Así que decidió hablar con su marido. El hombre le dijo que así había sido siempre y así seguiría siendo. Él no iba a mover un dedo. Así que Nerea valiente dijo BASTA. BASTA a ser tratada como un burro de carga. BASTA a no sentirse querida. BASTA a tener los ojos cerrados.

Desde aquel día todo cambió. Otras mujeres del pueblo impulsadas por la fuerza y valentia de Nerea también dijeron BASTA. Y unas hablaban con otras. Y así mujeres y niñas de todo el mundo, africanas, europeas, latinoamericanas, asiáticas dijeron BASTA.

Este cuento proviene del Nereismo y está dedicado a todas las mujeres del mundo.

El nereismo es un movimiento e idiología nacida en el País Dogon, Mali. Proviene de Nerea, hija de la MADRE TIERRA y del Dios del Mar. Actualmente cuenta con dos miembras. Su fundadora Nerea y su más fiel seguidora Vanessa. Su filosofía se basa en la igualdad entre las mujeres y los hombres. El Nereismo camina junto el Anaismo, movimiento algo más tranquilo pero basado igualmente en la liberación las cargas de la mujer impuestas de generación en generación.

Como lenguaje corporal utilizan la mano en posición horizontal a la altura del corazón y algo inclinada hacia arriba para poner limites para decir – BASTA -. Su color es el verde y el azul. El animal identificativo del movimiento es la camella y la ardilla.

El Emilismo y el Ismaelismo han intentado en varias ocasiones romper el movimento. Flaquear las fuerzas para imponer su razón. Sin embargo, el nereismo se mantiene unido y fuerte. Y seguirá así durante mucho mucho tiempo.